Está en: Inicio > LOS PUEBLOS

Puebla de Lillo

Puebla de Lillo

Es la capital del municipio y desde su existencia, en torno al año mil, siempre ha sido el núcleo más importante y vertebrador de la comarca al estar situado en el camino que unía la Meseta con el Cantábrico por el puerto de San Isidro. Según la hipótesis más aceptada, Lillo vendría del latín lilium, lirio. Estamos, pues, ante un campo de lirios.

Su origen romano está aún por concretar, aunque existen evidencias de hallazgos de tégulas y ladrillos romanos en el prado del Torrejón. El actual Puebla de Lillo procede de la repoblación medieval de Alfonso IX, quien le otorgó una carta puebla en el 1212, aunque hay antecedentes de una anterior población, cuyos habitantes comerciaban con el monasterio de Sahagún y defendían sus derechos ante el merino del rey Fernando II.

La Edad Media fue una época de cierto florecimiento económico, demográfico y cultural. Desde el castillo de Redipollos se ejercía el señorío de estas tierras, se cobraban los derechos y los impuestos, sobre todo el portazgo de los puertos. En el siglo XIV Puebla de Lillo pasa al dominio de la poderosa familia leonesa de los Quiñones o Condes de Luna.

El rey Don Juan I concede a sus habitantes, a petición del Conde Luna, el privilegio para que puedan mercadear y circular por todo el reino, eximiéndoles de portazgos y de otros impuestos y para que no sean embargados cuando circulen como arrieros. Este privilegio sería ratificado por los reyes hasta el tiempo de Felipe III.

De la época del dominio de los condes de Luna es el torreón que ahora se levanta renovado en el centro de la población. El torreón fue testigo mudo de las rivalidades de los condes de Luna con los Osorios, marqueses de Astorga, por el control de los puertos de montaña del norte de León. En tiempos de paz, el torreón fue mansión señorial.

El torreón es cilíndrico, consta de tres plantas, tiene ocho metros de diámetro y con muros de dos metros de grosor. A lo largo de los siglos, este edificio, una vez abandonado por sus señores feudales, ha acogido casi todas las actividades posibles. Sufrió un devastador incendió en 1791, hasta que en 1913 pasó a ser durante un tiempo edificio del Ayuntamiento. Abandonado y arruinado durante décadas, ahora acaba de ser restaurado para convertirse en centro cultural y de interpretación del Parque de Picos de Europa.

Como testigo del discreto discurrir de la historia de Puebla de Lillo ha llegado a nuestros días la ermita de la Virgen de las Nieves, sin duda el edificio religioso más destacado e importante. Situada a la entrada al pueblo por su acceso sur, su origen se remonta al siglo XVIII. Fue construida por mandato del prior del Convento de San Marcos de León y visitador de la Orden de Santiago, monseñor Diego González Castañón. Su construcción es una combinación de estilos entre el barroco y el neoclásico

Junto a la iglesia parroquial, emplazada en el centro del pueblo, se mantiene en pie un antiguo arco de medio punto que corresponde a la fachada del antiguo y ya desaparecido hospital de peregrinos, en plena ruta del norte, que unía Oviedo y la capital leonesa, donde confluía con el oficial Camino Francés en dirección a Santiago de Compostela.

La ganadería, junto a la caza, ha sido el sustento básico de los habitantes de Puebla de Lillo durante siglos, hasta el inicio de la explotación de las minas de talco y, finalmente, hasta la irrupción del turismo debido a la puesta en marcha de la Estación de Esquí de San Isidro y el desarrollo, aún incipiente, del denominado turismo verde o de naturaleza. Estas actividades, han convertido a Puebla de Lillo es una moderna población, de carácter subcomarcal, con un gran porvenir basado en el sector servicios, de ocio y agroalimentario.

Sede Electrónica Tablón de Anuncios Portal de la Transparencia

ACTIVIDADES Y EVENTOS

TELÉFONOS DE INTERÉS

  • Ayuntamiento: 987 731 003
  • Estación Inver...: 987 731 115
  • Guardia Civil: 987 731 004
Más teléfonos
San Isidro
Financiación